La Vita Random

La bella vita abbastanza bella da essere vita – Jovanotti

Mentiras y verdades sobre Alemania (Parte 1)

Deja un comentario

Queramos o no, siempre existen ideas preconcebidas sobre un país o un lugar. Que los españoles son come-jamónes fanáticos de los toros, que los gringos se la pasan comiendo en McDonalds, que  los mexicanos usamos sombrero y jorongo mientras montamos un burro y cantamos y por supuesto… que los alemanes son bebedores de cerveza y ávidos consumidores de la papa y la salchicha. Todas estas ideas son exageraciones que tienen un poco de verdad. En mi experiencia Alemania es en gran parte “como yo esperaba” tras mucho leer y pensar, sin embargo,  también me he llevado algunas sorpresas durante mi estancia que hacen que este país, en particular esta ciudad, me sigan gustando cada día un poco más.

Aquí la primera parte obtenida de mis observaciones en estos casi cuatro meses en tierras Kölsch.

germany

1. Los alemanes son puntuales
Díganle eso el Deutsche Bahn y luego hablamos… no hay un día en el que los trenes regionales no tengan algún verspaetung que haga que cientos de personas pierdan sus conexiones tal como pasó cuando me dirigía a Frankfurt. Aparte del tren la puntualidad alemana no tiene mucho problema pero tampoco es tan precisa como se cree. No es cierto eso de que hasta a las fiestas llegan a tiempo (si les dices a las 8:00 no todos llegan a esa hora porque pues es una fiesta), las clases de idiomas en donde yo asisto normalmente empiezan con 5 -10 minutos después de lo acordado y en por supuesto siempre hay quien se nota que va tarde al trabajo. Eso sí… si lo comparamos con la característica puntualidad mexicana esto es una exageración.

2. La papa y los alemanes
Alguna vez que comenté mis planes sobre venir a Alemania alguien me dijo “uy te vas con los Kartoffeln” y yo dije sí. Si le preguntan a cualquier alemán les va a decir que no es cierto que comen tanta papa, si van al Rewe van a ver que es mentira. Cuando tu supermercado tiene refrigeradores marcados con “productos de papa” la realidad es que eres un consumidor de papas por arriba del promedio mundial.

3. La cerveza
No hay más que la verdad: los alemanes toman mucha cerveza. En la calle – toman cerveza, en el parque – toman cerveza, en un restaurante – toman cerveza, en el teatro….. toman cerveza. Aquí en Köln además se toma la Kolsch que es deliciosa y por supuesto de la ciudad.

4. Son fríos
Dicen que en Köln la gente es más abierta y más cálida que en otros lados de Alemania. Yo como no he vivido en otras ciudades de por acá me atrevo a hablar de mi experiencia. Si bien no son personas que de un momento a otro lleguen, te abracen y hagan un enorme desmadre yo no podría decir que son distantes. En realidad son personas normales y como en todos lados hay gente más cariñosa que otra pero esto no se determina por que sean o no de un país.

5. Son distantes y no hacen amigos
Otra de las cosas que me “advirtieron” antes de llegar aquí es lo difícil que es hacer amigos alemanes. Ahora que entiendo el término de la palabra bajo la concepción alemana creo que es difícil hacer amigos en cualquier lado. En este país un “Freund” es mucho más que alguien con quien salir de fiesta o que te comente las fotos en Facebook. La amistad aquí es cosa seria, los demás… esos con los que salías en la prepa o la universidad pero a quienes nunca compartiste algo más profundo son Bekannts. Esta definición me parece bastante acertada por lo que yo ahora reservo el término de amigo como lo haría un alemán.

6. Comen salchichas “como si no hubiera mañana”
Otra mentira… pero que en algunos días se hace muy verdadera. Yo todas las mañanas me siento al lado de una pequeña que puede dejar de comer todo menos la salchicha que parte en rodajas y para adentro, pero ella es la única que hace eso con tanto esmero. En general, el brat-wurst no es cosa de todos los días, es decir, no es el taco del mexicano. Sin embargo, cuando hay algún evento se aparece por todos lados y todo mundo lo come.

7. Los alemanes y el Chocolate
Es el momento de recordar esa escena de los Simpson en la que Homero entra al vestidor de niños y grita “Miren ese niño tiene senos”, ahí podemos ver que el que corre es Uter, el alemán, quien luego grita “No me haga correr comí mucho chocolate” con un adorable acento. Aunque el chocolate nace en México, es este país el que tiene una particular fascinación con el mismo pero solamente en ciertas temporadas como la pascua. En esta época, no comerse un conejo de chocolate es como ir a México y no comer tacos.

Por lo pronto esas son las siete verdades y mentiras de las que puedo hablar. Seguramente después me dará tiempo de perder tiempo filosofando y darme cuenta de algunas otras pero por ahora lo dejamos así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s