La Vita Random

La bella vita abbastanza bella da essere vita – Jovanotti

Así me fue: Museo del Chocolate en Köln, Alemania

1 comentario

El sueño de vida de muchas personas es ir a un lugar en donde todo sea de chocolate, te regalen chocolates, te puedas atragantar de chocolate y demás. El mio afortunadamente no y por eso me la pasé bien en el Museo del Chocolate de Colonia. Ubicado en una pequeña (e inspiradora) isleta sobre el Rin es bastante fácil llegar ya sea con el metro Rathaus o Hbf y caminando un poco en dirección al río. Auspiciado por Lindl, el lugar ofrece un poco de historia sobre el “oro de cacao” y también algunas zonas en las que es posible ver la elaboración del mismo.

La primera parte del museo es interesante para aquellos que quieren saber el proceso de extracción actual del cacao y un poco de estadísticas sobre los países con mayor producción y exportación del mismo. México por supuesto destaca en el mapa. También resulta interesante para aquellos alemanes y europeos que encuentran “exóticos” algunos árboles que en mi bello país tenemos en los jardines… por ejemplo, un árbol de mango.  Después de esta breve introducción a la actualidad del “Schokolade” viene lo bueno.

La segunda parte del museo muestra una gran máquina en funcionamiento donde podemos ver todo el proceso del chocolate hasta su envoltura. Al fondo, un gran grano de caco dorado y unas amables personas te regalarán una galleta con chocolate lo que provoca un poco de aglomeración, porque claro, por muy alemanes que sean el chocolate gratis no se ignora. Una escalera nos lleva a otra parte en la que por cinco euros puedes crear tu propio chocolate que será preparado por los chocolatiers de Lindl. Después de pasar un buen rato viendo… o mejor dicho… admirando el chocolate el recorrido sigue.

México se hace presente por completo en una pequeña sección en donde podemos ver piezas prehispánicas dedicadas en su mayoría a la preparación del cacao. Posteriormente también encontraremos algunas piezas novohispanas en donde se servía el mismo. Máquinas expendedoras, cajas de colección y más artículos relacionados componen parte de la colección en exhibición. No obstante, hay una pieza que se roba el corazón de los visitantes: un negrito que lleva chocolate en una bandeja. Sin más explicación, alemanes y extranjeros se forman para retratarse con la figura.

Finalmente, el museo tiene una sección dedicada a la historia de algunas marcas clásicas alemanas como Kinder. No obstante, esto queda relegado ante una enorme vaca morada ubicada en uno de los lados de la sala y una ventana que ofrece una vista “de postal” del río que cruza Renania del Norte-Westfalia.

El Museo del Chocolate te permite pasar un rato “gordo y entretenido” por 9 euros y 6.50 en caso de ser estudiante, niño, mayor de 65 años o persona con discapacidad. Vale la pena admirarlo un rato, llenarse del olor y después caminar por la orilla del Rin para deshacerse del mismo.

Anuncios

Un pensamiento en “Así me fue: Museo del Chocolate en Köln, Alemania

  1. Pingback: Köln 11: Domingos alemanes | La Vita Random

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s