La Vita Random

La bella vita abbastanza bella da essere vita – Jovanotti

París: La ciudad luz ¿con o sin síndrome?

Deja un comentario

A París fui hace ocho años cuando yo no era yo y París, por supuesto, ya era todo lo que implica ser París. La capital francesa que visité en mayo de 2005 que para muchos ha sido como una desilusión total (véase síndrome de París) a mi no me defraudo ni por un segundo. Para viajar a la ciudad luz hay que dejar atrás lo que esperamos para disfrutar lo que veremos. No será una ciudad rosa en la que la gente se profesa amor en cada esquina, no veremos una pasarela de Gautier y Edith Piaf no seará el soundtrack de nuestros pasos. Por el contrario, París es una ciudad un tanto gris, una urbe en toda la extensión de la palabra pero eso no le quita encanto.

París

Basílica del Sagrado Corazón

Transporte
Llegar a París es fácil pues la oferta de líneas aéras que llegan al Charles de Gaulle es bastante amplia. Es posible también llegar mediante líneas de tren desde Alemania (un trayecto con muchos cambios cabe destacar), Suiza y España entre otros países. Yo, sin tanto glamour y como primeriza en Europa cuando visite la ciudad: llegué en bus. La capital por supuesto tiene un sistema de metro bastante eficiente que como en otras ciudades europeas ofrece boletos que rondan los dos euros y que son válidos para un trayecto de 90 minutos o determinado número de estaciones en la misma dirección.

No obstante, para recorrer la ciudad en modo turista también se puede optar por un pequeño viaje en barco a lo largo del Sena en el que podemos ver desde la icónica torre Eiffel hasta edificios de la época de terror de Robespierre. Este “gustito” vale la pena en especial en época de primavera, yo lo realicé una tarde de mayo.

París

Alojamiento:

París ofrece hostales y hoteles al por mayor que vale la pena elegir con cuidado y con tiempo para encontrar la mejor oferta y claro el que mejor se adecue a nuestras necesidades. En aquel entonces, me hospede en un bastante normal Novotel lejos del centro de la ciudad pero muy bien conectado mediante el metro. El precio era justo por una habitación cómoda y un desayuno más exhaustivo que el típico estilo parisino en el que un croissant basta para sobrevivir al medio día. Hoy en día optaría por elegir una opción mejor localizada, más económica y con más personalidad como alguno de los apartamentos/habitaciones en renta que fácilmente se pueden encontrar en air BnB o Hostelnbookers.

Tour Eiffel

París desde el Sagrado Corazón

Para visitar:

– Si hay algo que le da a París su grandeza,  ese contraste entre el mood rosa y la realidad urbana es la Torre Eiffel. Subir a la torre a través del elevador es vale la pena (y cada uno de los euros que una vez más hay que pagar pues ahí nada es gratis). La estructura metálica construida como parte de la exposición universal de 1899 que te da a entender la pequeñez del ser humano y la grandeza que puede construir ofrece desde las alturas una vista de la ciudad en la que, entonces sí, puedes imaginar a Piaf cantando y las miles de historias de amor encerradas (¡aunque vayas solo!).
– Basílica del Sacré Cœur: Este lugar también tiene ese mood de un París perfecto-imperfecto. Subir los cientos de escalones vale la pena para disfrutar la vista y claro la basílica. Desde ahí todo es hermoso.. abajo los vendedores ambulantes y un barrio no demasiado agradable dan el toque de realidad.
– El museo de Louvre: Arte, piezas que Napoleón hizo favor de robar para poderlas ver en la capital francesa y más se encuentran en este museo. No se recorre en un día ni de chiste pero si eliges lo que quieres ver con anticipación puedes tener una vista muy agradable.
– Notre Dame: Si como en mi caso tu referencia de Notre Dame es la película del Jorobado de Disney entonces disfrutarás la visita de un modo infantil, si eres muy religioso también lo harás pues es la catedral de la ciudad, pero si eres un fanático de la arquitectura gótica quedarás fascinado. Verdaderamente impresionante.
– Arco del Triunfo… la grandeza que de Napoleón que no pudo disfrutar, por la que en la guerra pasaron los Nazis y en donde la flama eterna fue apagada malamente por un paisano en el mundial del 98.

Arco del Triunfo

Lo que yo me perdí: Versalles…gracias a una huelga conocí los jardines gratis pero me quedé sin entrar. Una de las razones por las que volveré a la ciudad luz en cuanto tenga oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s