La Vita Random

La bella vita abbastanza bella da essere vita – Jovanotti

Berlín: La capital del mundo (2)

Deja un comentario

“Todo aquel que entre al Reich tendrá la impresión de hallarse frente a los dueños del mundo, y ya el camino que lo llevará hasta allí a través de anchas avenidas desde el Arco del Triunfo hasta la plaza del Pueblo, pasando por la casa del Soldado le causará gran impresión” Así imaginaba Hitler que sería Berlín el día que se convirtiera en “la capital del mundo”.

Fragmento de Los libros del Gran Dictador de Timothy W. Ryback

Como lo mencionaba en el post anterior sobre esa ciudad, la capital alemana tiene mucho que ofrecer tanto que pocos días no son suficientes para recorrerla (como me ocurrió). Pero aunque no se tenga mucho tiempo quizá una de las visitas obligadas sea la de la puerta de Brandenburgo.

La Brandenburger Tor es el emblema principal de la ciudad, un símbolo de la reconciliación de Alemania, un emblema neoclásico del triunfo y uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. Aunque no se conozca mucho de la historia del país, del arte o demás la puerta tiene esa peculiaridad de resultar tan familiar como el coliseo romano o la torre Eiffel, es quizá uno de esos lugares en el que todos hemos estado de pensamiento.

Brandenburger Tor

En mi caso, llegar a la puerta implicó un recorrido en autobús de tour nada recomendable para esta ciudad pues todo se ve en formato “ahí a la derecha está el Reich… a la izquierda tal cosa, por allá ekis cosa” y poco es lo que se puede ver bien. Una de esas pocas cosas es la puerta (¡al menos!).

A diferencia de lo que ocurre en muchos lados alrededor de este símbolo no hay miles de tienditas y personas vendiendo “el recuerdito”. La puerta  solamente esta rodeada de un ambiente agradable, amable y ordenado que le da ese toque todavía más alemán.

Sin duda, la puerta es uno de los imprescindibles de la ciudad que en mi opinión también es una de las imprescindibles al viajar a Europa y que para pesar de todos, Hitler tenía razón al describir su futuro como impresionante.

Nota a pie de página: El currywurst

Yo fui a Berlín con ideas muy claras de lo que quería ver… todas las cuales tuve que ir cambiando según itinerarios y claro presupuestos. Pero si hay algo que yo no perdono es la comida… en mi plan estaba comer un Currywurst que desde México me habían recomendado. Renunciar al Currywurst simplemente no estaba en el plan.

Después de literalmente buscarlo por horas, encontré un puesto abierto precisamente frente a Brandenburg… ¡Ahí estaba! pero el ingenio alemán del vendedor hizo de las suyas y con el argumento de “la salchicha está vieja” yo no disfrute ahí mi currywurst (sí, disfrute en cambio de un wurst tradicional y una cerveza). Pero como dije… renunciar a la comida no es algo que esté en mis planes… nunca. Había que seguir buscando aunque se hacía tarde. Pasaron minutos y felices horas cuando ya era hora de regresar al hotel y las posibilidades de que yo encontrara mi comida se agotaban.

Pero como siempre, mi “buena suerte para los viajes desafortunada para lo demás” se apareció. Enfrente de donde debíamos tomar el segundo transporte en Alexanderplatz por fin encontré el curry wurst.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s